domingo, 24 de junio de 2018

Si usas iPhone y un PC... prueba iCloud para Windows

No todos los usuarios de iPhone disponen también de un Mac, pero eso no significa que no puedan utilizar algunos de los servicios de la nube de iCloud y sincronizar contactos, calendarios, recordatorios, archivos o fotos entre el iPhone y su ordenador con Windows.

Me he dado cuenta de que muchos usuarios de Windows ignoran que se pueda usar iCloud en su ordenador y que por eso han recurrido a los servicios de Google (Gmail, Google Photos…), de OneDrive o de DropBox, todos ellos perfectamente válidos, aunque cada uno con sus puntos fuertes y débiles. Admito que hacía tanto tiempo que no probaba los servicios de iCloud con un PC que creo que ha sido la primera vez que lo hago con Windows 10.

Podemos descargar gratuitamente el panel de control de iCloud para Windows desde la página de soporte de Apple.
(Haz clic sobre la imagen para verla más grande)
Evidentemente, el ID de Apple o cuenta de usuario deberán ser el mismo que el que utilizamos en el iPhone o iPad.
(Haz clic sobre la imagen para verla más grande)

Si tienes activada la verificación en dos pasos se te pedirá que introduzcas el código PIN que se te enviará a tu iPhone. (Haz clic sobre la imagen para verla más grande)

La aplicación iCloud, o mejor dicho el panel de control de iCloud, evidentemente no viene integrado en Windows, pero se puede descargar gratuitamente de la página de Apple correspondiente. Y aunque no se puede hacer todo lo que podríamos hacer con un Mac, si permite muchas cosas, como:

Sincronizar con Outlook 2010 o posterior:
  • Correo (podemos añadir a éste una cuenta de correo de Apple tipo “usuario@icloud.com”)
  • Contactos
  • Calendarios
  • Recordatorios
No es posible sincronizar las Notas del iPhone con el PC. Como alternativa, podemos recurrir a Microsoft OneNote, a soluciones como EverNote, Wunderlist o incluso al sencillo Google Keep.

Este es el panel de control de iCloud, en el que puedes configurar si quieres usar iCloud Drive para sincronizar documentos, si quieres sincronizar las fotos de la Fototeca de iCloud (en el caso de que así lo hayas configurado también en tu iPhone) y si quieres sincronizar los marcadores con un navegador.
(Haz clic sobre la imagen para verla más grande)

En el apartado Fotos tienes varias opciones, entre ellas, activar Fotos compartidas en iCloud, que te permite compartir fotos a modo de página web con familiares o amigos.
(Haz clic sobre la imagen para verla más grande)

Sincronizar marcadores o favoritos
con Explorer / Edge, Firefox o Chrome (para lo cual, durante la instalación se nos invita a instalar el plug-in correspondiente)

En opciones de marcadores todavía aparece como navegador Internet Explorer, aunque en el PC con el que se hicieron estas capturas de pantalla el navegador ya era Edge. 
(Haz clic sobre la imagen para verla más grande)

Sincronizar archivos con iCloud Drive
con lo que veremos una nueva carpeta a directorio que sincroniza su contenido con el de su equivalente en la nube de Apple. Los documentos o archivos que guardemos ahí desde el PC se podrán ver y abrir desde el iPhone y viceversa. En iCloud Drive veremos los documentos de texto (Pages), presentaciones (Keynote) u hojas de cálculo (Numbers) que hayamos creado desde nuestro iPhone.

El instalador del panel de control iCloud crea automáticamente en el PC unas nuevas carpetas para sincronizar con la nube de Apple.
(Haz clic sobre la imagen para verla más grande)

Sincronizar fotos.
Una vez finaliza la instalación de iCloud veremos, además del nuevo icono de iCloud Drive, el de Fotos en iCloud. Si abrimos esta carpeta nos encontramos con tres subcarpetas:

Descargas, en la que debieran ir apareciendo todas las fotos del iPhone siempre y cuando tengamos activado en éste Fototeca en iCloud. Pero ojo, con Windows, Fotos en iCloud tiene una limitación: la estructura de álbumes que podemos crear en el iPhone o en la Fototeca de iCloud no se sincroniza con el PC.

Cargas, donde copiaríamos las fotos que queremos que suban a la Fototeca en iCloud, y por consiguiente al teléfono.

Compartido, donde crearemos los álbumes de fotos que queremos compartir con otros usuarios, de forma similar a lo que podemos hacer desde el iPhone. Es decir, no es posible compartir fotos de la Fototeca de iCloud como haríamos desde un dispositivo de Apple, aunque si Crear Albumes Compartidos con copias de éstas, que amigos o familiares podrán ver a modo de páginas web. En esta otra entrada de este blog comento este tema.

La nueva carpeta Fotos en iCloud contiene las subcarpetas: Descargas, Cargas y Compartido.
(Haz clic sobre la imagen para verla más grande)

iCloud.com es perfectamente utilizable desde un PC con Windows utilizando un navegador compatible como Chrome. Sin embargo es sorprendente la cantidad de usuarios de iPhone que jamás han accedido a su cuenta de iCloud, aunque tan sólo sea para comprobar que pueden encontrar y hacer sonar su iPhone en caso de pérdida desde Buscar.

Desde www.icloud.com puedes acceder a tu cuenta de Apple, y utilizar todas estas aplicaciones online.
(Haz clic sobre la imagen para verla más grande)

Y si, es aquí donde tu iPhone guarda los Contactos, eventos de Calendario, Notas, Fotos, etc... y donde puedes ver tus fotos si en el iPhone has activado Fototeca en iCloud. Y aunque no existen aplicaciones nativas para Windows de PagesKeynote o Numbers, si que puedes crear y editar documentos desde las aplicaciones online de tu cuenta:

El editor de texto Pages, la hoja de cálculo Numbers y el creador de presentaciones Keynote se pueden utilizar en tu PC con Windows o Linux desde un navegador, y crear o editar documentos que puedes descargar en formato Word, Excel, Powerpoint o PDF.
(Haz clic sobre la imagen para verla más grande)





viernes, 22 de junio de 2018

¿Se pueden hacer grupos de diapositivas en Keynote, y cada uno con su música de fondo?


Cada vez que sale una versión nueva de Keynote lo primero que miro es si por fin han añadido una opción que llevo esperando desde hace mucho tiempo. Esta, que tampoco aparece en la última actualización, sería la posibilidad de asignar un audio a un grupo de diapositivas. En Keynote puedes asignar un tema o lista de temas musicales a toda la presentación, que sonarán uno tras otro independientemente de las diapositivas que se estén mostrando en ese momento. La segunda opción es insertar un tema en una diapositiva, y el problema es que esa música deja de sonar al pasar a la siguiente diapositiva.

Es decir, no podemos hacer que una música suene de forma ininterrumpida mientras mostramos una serie de diapositivas (de la 1 a la 6, por ejemplo), y que cuando mostremos otro grupo de diapositivas (de la 7 a la 12) la música de fondo correspondiente sea distinta.

¿Podemos hacer grupos de diapositivas en Keynote, y que cada uno tenga su propia música de fondo?
(Haced clic sobre la captura de pantalla para verla más grande)

En versiones anteriores de Keynote, que permitían crear links o enlaces a otro documento Keynote, el truco era “trocear” la presentación en varios segmentos, cada uno con su música, y enlazar la última diapositiva de un segmento con la primera de la siguiente. El truco funcionaba, ya que Keynote abría el documento siguiente instantáneamente, de forma que los asistentes a la presentación no llegaban a percatarse de que no estaban viendo un único documento sino una sucesión de varios.

Pero Keynote permite exportar cada una de las diapositivas de un grupo como imágenes JPEG y añadirlas a continuación a una “diapositiva contenedora” para que vayan apareciendo una detrás de otra. A esta “diapositiva contenedora” le añadimos un audio que sonará durante la aparición de las “diapositivas-imágenes”. Podemos añadir efectos y animaciones a esas imágenes y controlar el orden de composición, y realizar el pase a nuestro ritmo y a medida que vamos haciendo la exposición, y todo mientras la música suena como fondo.


Una de las soluciones es seleccionar las diapositivas de un grupo y exportarlas como imágenes.
(Haced clic sobre la captura de pantalla para verla más grande)
Una vez exportadas, podemos eliminar las diapositivas de ese grupo, crear una nueva diapositiva, y añadir a ésta las imágenes antes exportadas. Podemos asignarles alguna acción a modo de transición.
(Haced clic sobre la captura de pantalla para verla más grande)
Finalmente, añadimos el audio a la "diapositiva contenedora"que contiene las diapositivas-imágenes.
(Haced clic sobre la captura de pantalla para verla más grande)
Deberemos poner el audio en primera posición para que se empiece a reproducir como sonido de fondo desde el primer momento.
(Haced clic sobre la captura de pantalla para verla más grande)


Otra opción es insertar en la “diapositiva contenedora” una Galería de Imágenes, algo parecido a lo que podemos hacer en iBooks Author. Las diapositivas convertidas en imágenes JPEG las podemos añadir esa galería que escalaremos hasta que ocupe toda la diapositiva. Al igual que antes, a esta “diapositiva contenedora” le añadimos un audio que sonará durante el pase de “diapositivas-imágenes”. El inconveniente de este método es que no tendremos ni transiciones ni ningún tipo de efecto, pero también podemos hacer el pase al ritmo que la exposición requiera.


En este caso y tras exportar las diapositivas como imágenes, creamos una diapositiva, y en ésta insertamos una Galería de Imágenes.
(Haced clic sobre la captura de pantalla para verla más grande)
A esta Galería de Imágenes podemos arrastrar a continuación las diapositivas-imágenes antes exportadas.
(Haced clic sobre la captura de pantalla para verla más grande)

Finalmente, y como en el caso anterior, añadimos el audio a la diapositiva que contiene la Galería de Imágenes.
(Haced clic sobre la captura de pantalla para verla más grande)

Otra solución sería convertir el primer grupo no en imágenes, sino en un video que insertaríamos en una diapositiva de la presentación, y que además de tener embebido su propio audio también mostraría las transiciones y efectos. La pega es que no podemos controlar el ritmo de aparición de las imágenes.

Como veis, hay varias soluciones, incluso algunas imaginativas como exportar cada “trozo de presentación” como HTMLs enlazados entre si, pero creo que esto complica demasiado la cosa para la mayoría de usuarios.

Recordemos que hay que tener en cuenta que al hacer clic para pasar a la diapositiva siguiente el sonido cesará abruptamente, a menos que hayamos calculado nuestra exposición para que el tema termine en el momento preciso. Creo que es más sencillo calcular aproximadamente el tiempo que la diapositiva contenedora va a estar mostrando imágenes y editar el audio para que haga un “fader” o disminuya el volumen gradualmente. Esto podemos hacerlo fácilmente utilizando iMovie, aunque algunos tal vez prefieran para ello Garageband, Logic u otro editor.


Podemos editar el audio en Garageband, por ejemplo, para que el volumen disminuya progresivamente.
(Haced clic sobre la captura de pantalla para verla más grande)


jueves, 14 de junio de 2018

Cómo reducir en el Mac el tamaño de un PDF sin perder calidad y sin usar aplicaciones de terceros.

Existen muchos servicios online y aplicaciones para macOS para reducir el tamaño de un documento PDF demasiado pesado por ejemplo, para ser enviado por correo. Los PDF que contienen imágenes son los que suelen acabar pesando muchos MB, a pesar de que éstas estén internamente comprimidas como JPEG. Hay aplicaciones que consiguen algo complicado: reducir el PDF comprimiendo los JPEG que contienen pero sin que se pierda demasiado la calidad de las imágenes.

Muchos usuarios de Mac ya conocen el método para utilizar los filtros de ColorSync para reducir el tamaño de un PDF y sin utilizar aplicaciones de terceros, pero os recuerdo el procedimiento a seguir:

Abrimos el PDF con Vista Previa y en el menú Archivo elegimos Exportar… (no Exportar como PDF).
En el cuadro de diálogo que sigue se nos permite elegir Formato (PDF) y Filtro Quartz: entre los filtros disponibles veremos el llamado Reduce File Size. Si con éste seleccionado guardamos una COPIA del documento PDF veremos que ésta tiene un tamaño muy inferior al original. En el ejemplo, el PDF original “pesa” 14,4 MB, mientras que la copia apenas llega a 640KB, unas veinte veces menos.

Haced clic sobre la imagen para verla más grande.

El problema es que al abrir el documento la calidad de las imágenes es muy pobre, de hecho los textos escaneados pueden llegar a ser ilegibles. Las fotos aparecen borrosas, con mucho ruido y los “grumos” característicos de una compresión JPEG excesiva.

Haced clic sobre la imagen para verla más grande.
Una solución es abrir esa aplicación casi desconocida llamada ColorSync y que gestiona esos perfiles de color e impresión que veíamos antes, entre ellos Reduce File Size. Vemos que no sólo es posible desplegar los parámetros de compresión que utiliza ese perfil, sino que podemos añadir nuestros propios perfiles, pero con unos parámetros “menos agresivos” con las imágenes.

Para crear un nuevo perfil podemos duplicar uno ya existente (Reduce File Size) haciendo clic en el pequeño icono en forma de flecha apuntando hacia abajo que aparece en el borde derecho de la ventana.

Haced clic sobre la imagen para verla más grande.

Una vez duplicado el perfil, el recién creado aparecerá con el nombre “Copia de…” , en nuestro caso: Copia de Reduce File Size. Si hacemos doble clic sobre el nombre se nos permite editarlo y elegir uno más descriptivo, como Reducir PDF Calidad Baja. Para que el nuevo nombre quede asignado no busquéis botones de “Guardar” o algo parecido: pulsad la tecla INTRO (Enter).

A continuación podemos desplegar los parámetros, que lógicamente serán los mismos que los del perfil del que partimos. Veremos dos apartados: Muestreo de imagen y Compresión de imagen.

Haced clic sobre la imagen para verla más grande.
No he conseguido cambios significativos cambiando parámetros en Compresión de imagen, y en Muestreo de imagen tampoco he visto resultados muy diferentes cambiando la Escala ni la Calidad. Pero si que han sido más que evidentes los resultados al cambiar los parámetros MAX y MIN:

En mi caso he probado a crear tres perfiles: uno para calidad ALTA, otro para calidad MEDIA y un tercero para calidad BAJA. Buscando en diferentes foros he creído entender que los valores introducidos son los tamaños máximos y mínimos “de impresión” en píxeles. Aunque no siempre queremos imprimir todos los PDF y en muchos casos sólo nos interesa que se vean bien en pantalla, he partido del concepto de impresión en papel tamaño A4.

Haced clic sobre la imagen para verla más grande.

Para ello, he abierto una imagen en Vista Previa y en Herramientas, Ajustar tamaño, he comprobado la altura en píxeles de una imagen A4 a diferentes resoluciones de impresión. He tomado esos resultados como referencia para modificar el parámetro MAX de la siguiente forma:

ALTA: 3508 (altura de una imagen A4 a una resolución de 300 ppi)
MEDIA: 1684 (altura de una imagen A4 a una resolución de 144 ppi)
BAJA: 842 (altura de una imagen A4 a una resolución de 72 ppi)

En los foros que he consultado se deja sin modificar el parámetro MIN en 128, pero he obtenido mejores resultados incrementando también éste:

ALTA: 2480 (ancho de una imagen A4 a una resolución de 300 ppi)
MEDIA: 1191 (ancho de una imagen A4 a una resolución de 144 ppi)
BAJA: 595 (ancho de una imagen A4 a una resolución de 72 ppi)

Haced clic sobre la imagen para verla más grande.
¿Porqué los valores 300, 144 y 72? Sencillamente porque, como ya habréis visto, son algunas de las resoluciones que habitualmente se ofrecen para imprimir y escanear.

Una vez cerrada la aplicación ColorSync he vuelto a Exportar el documento PDF con cada uno de los tres nuevos perfiles. Los tamaños, partiendo siempre de mi archivo de ejemplo han resultado ser:

PDF original: 14,4 MB
PDF con el filtro Reduce File Size: 640 KB
PDF con el filtro Reducir PDF Calidad Baja: 1,1 MB
PDF con el filtro Reducir PDF Calidad Media: 2,5 MB
PDF con el filtro Reducir PDF Calidad Alta: 3,9 MB

Haced clic sobre la imagen para verla más grande.
Como veis, el PDF con el filtro Reducir PDF Calidad Baja pesa 1,1 MB, casi el doble que el que viene por defecto con macOS (640 KB), pero sigue siendo mucho más pequeño que el original. Pero si comparamos ambos la diferencia de calidad de imagen salta a la vista:

Haced clic sobre la imagen para verla más grande.

Y si comparamos el original con el PDF con el filtro Reducir PDF Calidad Alta el resultado, aunque visible, es bastante aceptable teniendo en cuenta que hemos reducido el tamaño del PDF a menos de un tercio.

Haced clic sobre la imagen para verla más grande.

Tened en cuenta que, lo que veis en esta entrada del blog son capturas de pantalla en PNG de los PDF abiertos en mi Mac y subidas al blog. Todo este proceso supone, a su vez, una pérdida de calidad. Lo mejor, evidentemente, es que hagáis una prueba vosotros mismos.

Yo no he conseguido resultados significativos toqueteando otros parámetros de los perfiles, y tampoco he experimentado con muchas otras resoluciones y combinaciones de “máximo” y “mínimo”, pero agradecería cualquier aportación en este sentido que pudiésemos compartir con otros usuarios.

domingo, 3 de junio de 2018

Averigua con Automator, Dropbox e iCal la IP pública de tu casa u oficina (2)

Hace más de cuatro años (febrero de 2014) escribí una entrada llamada “Averigua con Automator, Dropbox e iCal la IP pública de tu casa u oficina”. En la que comentaba las soluciones que yo había ido encontrando para acceder remotamente a la red de casa o de la oficina y de este modo poder acceder a archivos ubicados en algún ordenador.

Partíamos de la base de que no disponíamos de una IP fija y que tampoco utilizábamos servicios como DynDNS o similares que nos permitieran asignar de forma gratuita un nombre de dominio a nuestra IP. Si ésta no era fija, un software cliente instalado en el Mac se encargaba de actualizarla en la base de datos de DynDNS o el servicio correspondiente. Este software no es siempre gratuito, de hecho dejó de serlo en el caso de DynDns, aunque si es algo que realmente necesitamos no resulta caro.

Me diréis, y con razón, que muchos routers -o mejor aún, muchos NAS- son compatibles con estos tipos de servicio DynDNS y pueden hacer innecesarias soluciones como la que os propongo. Pero si os gusta trastear un poco con el Mac, seguid leyendo.

Yo proponía una solución basada en Automator, DropBox y Calendario, que de forma resumida, es crear un flujo de trabajo que obtiene la IP y crea con ella un documento de texto que guarda en la nube. Para que esto se haga de forma automática, añadimos un evento repetido en Calendario que ejecutará la aplicación con la frecuencia que indiquemos.

Así, allí donde estemos, podremos consultar la IP siempre actualizada leyendo el documento de texto que se va guardando en nuestra carpeta DropBox, Box, Google Drive, OneDrive o cualquier servicio similar con el que podamos sincronizar una carpeta de nuestro Mac.

Para que Automator averiguara la IP proponía varias web que comprueban y facilitan nuestra dirección IP pública. Después de cuatro años he comprobado que algunas ya no funcionan. Y me he dado cuenta gracias a Valerie Newville, que en un amable correo electrónico me propone añadir a la lista una nueva página que considera como “una mejor alternativa, clara y libre de anuncios”.

Actualizo por tanto el listado, y por supuesto añado la interesante aportación de Valerie:

http://checkip.eurodyndns.org
http://monip.org
http://checkrealip.com
http://dynamic.zoneedit.com/checkip.html
http://www.raffar.com/checkip/
http://icanhazip.com
http://mwburden.com/cgi-bin/getipaddr
http://whatismyip.org
https://es.vpnmentor.com/tools/ipinfo/

El flujo de trabajo de Automator para averiguar la IP y enviarla es el siguiente:

(Haced clic en las imágenes para verlas a un tamaño mayor)

La Acción Obtener las URL especificadas hará que Automator acceda a una de las web que hemos visto antes para  que ésta le facilite la IP pública de nuestro router.
La Acción Obtener texto de página web copiará el texto de la página, entre el que está la dirección IP que necesitamos.
La Acción Nuevo archivo de texto creará con el texto obtenido un nuevo documento de Textedit en la carpeta Dropbox (o la carpeta de otra nube).
Observad que se ha activado la casilla Reemplazar archivos existentes.

(Haced clic en las imágenes para verlas a un tamaño mayor)
Es importante que el flujo o una copia de éste se guarde como aplicación, ya que de lo contrario el evento de Calendario se limitará a abrir Automator y el workflow no se ejecutará.
Ya en el Calendario crearemos el evento recurrente, indicando la hora y estableciendo como “alarma” que se abra la aplicación creada con Automator.

(Haced clic en las imágenes para verlas a un tamaño mayor)
Y esto es todo; a las horas indicadas, el Calendario abrirá el flujo de trabajo que hemos creado y guardado como aplicación en Automator, y ésta creará en la carpeta correspondiente el archivo de texto con nuestra IP y que podremos consultar desde cualquier sitio:

También mencioné una Acción de Automator llamada Get IP creada por Matthew Thomas publicada en Automator World, y que podemos descargar y añadir a la Biblioteca de Acciones de Automator de nuestro ordenador haciendo doble clic sobre ella. Esta Acción ejecuta un script que obtiene la IP pública, y en el flujo de trabajo anterior reemplazaría a Obtener las URL especificadas. Para que funcione correctamente, en este caso la segunda Acción sería Copiar en el Portapapeles:

(Haced clic en las imágenes para verlas a un tamaño mayor)
Se entiende que este flujo de trabajo se lleva a cabo en un Mac que suele estar encendido en la oficina o en casa en las horas indicadas en el Calendario. O al menos, que hayamos programado en Preferencias del Sistema > Economizador > Programar para que se inicie solo automáticamente -aunque sólo sea para enviar la IP- y que luego se vuelva a apagar.

(Haced clic en las imágenes para verlas a un tamaño mayor)
En mi caso, el viejo Mac de la oficina si está programado para encenderse solo todas las mañanas, pero por otro motivo: es un Mini que aún soporta la recepción de faxes (si, ya se que estamos en el siglo XXI) y que al recibirlos me los envía por mail. Aprovechando este encendido rutinario he hecho un cambio en el flujo de trabajo: en vez de ser el Calendario el que activa a una hora dada la aplicación que envía la IP, he añadido la aplicación a los Items de arranque de inicio de sesión del Usuario.

(Haced clic en las imágenes para verlas a un tamaño mayor)








domingo, 27 de mayo de 2018

No, Aula no sirve para espiar, pero es una interesante herramienta de educación.


Hace ya más de un mes que Apple puso a disposición de cualquier usuario la aplicación Aula dentro del apartado de educación. Esta aplicación está ideada para ayudar a los profesores a impartir clase con los iPad que un centro educativo haya adquirido para uso de los alumnos y evitando que estos se distraigan.

Se sobreentiende que puede ser muy útil en clases de primaria y no tanto en cursos superiores. Y comento esto, porque en la App Store aparecen algunos comentarios negativos que evidentemente no han sido meditados antes de compartirlos. Se critica, por ejemplo, que afecta a la privacidad de los alumnos que el profesor pueda ver la pantalla de los alumnos desde su iPad.
Esto parece absurdo en el entorno de una clase, donde el profesor puede igualmente moverse de mesa en mesa comprobando la tarea que hace cada alumno en su iPad del mismo modo que podría ver qué escribe en su libreta de papel.

Además, el alumno no sólo es consciente de que su pantalla puede ser observada por el profesor sino que esto se debe autorizar desde su iPad. Y finalmente, Aula sólo funciona con iPads dentro de una misma red WIFI, y si el alumno se lleva el iPad a casa deja de estar controlado por el profesor.

En todo caso, Aula también puede ser descargado y probado en casa por cualquiera que quiera saber cómo funciona; tan sólo son necesarios dos iPads, uno para el “padre-profesor” y otro para el “hijo-alumno”.
Respecto a la privacidad, en este caso en el hogar, muchos no verán ético “espiar” lo que pueda hacer un adolescente (que insisto, sabría que es observado), pero casi nadie verá un problema el vigilar qué ve un niño de corta edad en un iPad conectado a internet.

Aula está disponible, de forma gratuita, en la App Store.

Los requisitos para usar Aula son los siguientes:

  • Al menos dos iPad: iPad 4 o superior, o iPad Mini 2 ó superior
  • Ambos iPad con iOS 10.3 ó superior
  • Misma WIFI activada en ambos
  • Bluetooth activado en ambos
  • Sólo es necesario descargar Aula en el iPad “del profesor”.


El iPad del "alumno" debe utilizar su propio ID de Apple. Como sabéis, un menor de edad no puede crearse un ID de Apple a menos que mienta sobre su edad al registrarlo. Pero si hemos configurado nuestro ID "en familia" si que es posible crear IDs de Apple para menores de edad.

Veamos pues, qué pasos hemos de seguir para probar el funcionamiento de Aula en nuestra propia casa:

Al abrir Aula, lo primero que se nos va a pedir es que creemos un "profesor"

Una vez tengamos al "profesor" hemos de crear "una clase". Si lo preferimos, podemos elegir un icono identificativo de esa clase.


Tenemos "profesor" y "clase". Ahora necesitamos alumnos.

Se generará un código que hemos de facilitar al "alumno" o "alumnos".

Automáticamente, y sin que tengamos que hacer nada, los iPad dentro de nuestra misma red WIFI verán aparecer en Ajustes un panel de control nuevo llamado "Aula"

Si hacen clic sobre Aula podrán incorporarse a "la clase"

Al alumno se le pedirá que escriba el código que le hemos facilitado antes

El "alumno" aparecerá dado de alta en el iPad del "profesor" utilizándose para ello el ID de Apple usado en el iPad del "alumno".

A partir de este momento, el "profesor" puede abrir aplicaciones o páginas web en el iPad del "alumno". También puede bloquearlo, silenciarlo u observar su pantalla.

En el iPad del alumno aparecerá la solicitud de compartir pantalla.

Esta sería la pantalla del "alumno" siendo observada desde el iPad del "profesor".

El "alumno" puede abandonar la clase desde Ajustes.


Por cierto, los controles parentales que se pueden aplicar en las Restricciones del iPad permiten, por ejemplo, anular Safari y permitir sólo el uso de Youtube Kids. No es, ni mucho menos, una solución perfecta, pero algo es algo.